Las bolsas de plástico


Retomo esta entrada antigua, para introducir un vídeo recomendado hoy en Microsiervos sobre cómo se fabrican las bolsas de plástico (ahora que parece que estamos un poco más concienciados)
Cada español utilizaba en 2010, según Greenpeace, una media de 238 bolsas al año. Esto suma unos 10.500 millones, de los que sólo se recicla un 10%: cerca de 90.000 toneladas de bosas de plástico escapan del contenedor amarillo y acaban en vertederos, o aún peor, en el mar, ríos, campos y merenderos. Allí permanecerán durante miles de años.

Para evitarlo, se propuso prohibirlas en 2010. Entre las opciones: unas fabricadas con fécula de patata, que tardan entre 3 y 6 meses en descomponerse, no generan residuos y son compostables, campañas para regalar bolsas de tela, volver al carro de la compra. Y desde luego, rechazar la bolsa de plástico siempre que podamos.
Éste es el famoso vórtice de basura: su tamaño es tan grande, que hay quién dice que puede tener una superficie mayor a la de Estados Unidos, a veces mayor que la de África. Campaña Greenpeace.

No viene mal repasar lo que está pasando con los biocombustibles: generar 50 litros de biocombustible supone gastar 257 kg de cereales (no voy a especificar) y ha hecho aumentar los precios del arroz y de los cereales, provocando una crisis alimentaria en 74 países. Los países más pobres del mundo han tenido que pagar una media de un 65% más por ellos. Es decir, para presumir de falso ecologismo, hemos aumentado todavía más el hambre y la miseria y la cumbre de la FAO en Roma no ha generado ninguna respuesta para paliar este problema. (La AETC afirma que no tiene nada que ver los biocombustibles)

Pero, ¿no sería mejor reducir su uso? Nos podíamos acostumbrar a usar bolsas de algodón, para la comprar y bolsas biodegradables para la basura. Si éstas son más caras, habrá que acostumbrarse a pagarlas (ya hay comercios que las cobran, sin ser biodegradables y se reduce el consumo). Según los estudios de la CEP un 65% de las bolsas comerciales se emplean después como bolsas de basura.

Basta con viajar a África para darse cuenta de lo dañinos que somos: hemos llevado el plástico, en estas épocas en que, hasta Gran Bretaña, lo pretendemos reducir, y allí está, fragementado ocupando las campiñas, la sabana y contaminando.

¿Cuánto tarda en descomponerse…?

-Una lata de refrescos, unos 10 años

-Un chicle: unos 5 años.

-Las botellas de plástico de 100 a 1000 años, sobre todo las de PET, que no hay microorganismo que pueda con ellas. Lo mismo ocurre con los vasos de polipropileno: 1000 años.

-Muñecas: 300 años.

-Las deportivas: 200 años

-Una colilla, de 1 a 2 años.

-Botella de vidrio: 4000 años.

-Tetrabrik: unos 30 años.

-Las pilas, 5000 años y depende de qué sean

-Las bolsitas de plástico, unos 150 años.

-30 años los aerosoles

-El Unicel que forma la mayoría de embalajes, unos 100 años, al igual que los corchos de plástico.

Ahora que ya lo sabemos, habrá que hacer algo para evitarlo: podemos empezar por no dejar nuestra huella en el campo, en el río o en el mar, ¿No te parece? No vale con pensar que es biodegradable lo que vamos a tirar: las cáscaras de naranja lo son, pero tardan 6 meses en degradarse, además de contener sustancias que podrían ser perjudiciales en depende qué sitio natural.
 

Anuncios

Acerca de Isabel Etayo

Profesora Biología y Geología.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s